Despiste en Ruta 5. ¿Qué es y cómo evitar el aquaplaning en la rutaDespiste en Ruta 5?

Interes GeneralZonales

En la mañana del viernes, bajo una intensa lluvia, un vecino de Bragado, sufrió el despiste se su vehículo cuando circulaba por Ruta 5, jurisdicción de Alberti.

En el kilómetro 187 de la Ruta Nacional 5, Javier René Lepiscopo de 59 años de edad, circulaba a bordo de su vehículo marca Honda, patente AB232HP, cuando por el agua acumulada en la cinta asfáltica le genera el efecto aquaplaning, pierde el control del mismo y termina despistando, quedando a varios metros de la calzada.

El conductor fue trasladado por SAME sin heridas de gravedad aparentes, para ser evaluado.

¿Qué es el aquaplaning?

En la ruta, nos enfrentamos a diversas condiciones climáticas que pueden afectar la conducción, y una de las más peligrosas es el aquaplaning.

En este artículo, aprenderemos qué es el aquaplaning, cuándo es más probable que se produzca y, lo más importante, cómo evitarlo para protegernos a nosotros mismos y a los demás en nuestros viajes.

El aquaplaning, también conocido como hidroplaneo, es un fenómeno peligroso que ocurre cuando una capa de agua se acumula en la superficie de la ruta.

Esta acumulación de agua impide que los neumáticos mantengan un contacto adecuado con el pavimento, lo que lleva a una pérdida de tracción y control del vehículo. Como resultado, el conductor puede perder la capacidad de maniobrar, frenar o acelerar, lo que aumenta significativamente el riesgo de accidentes graves.

¿Cuándo es más probable que se produzca el aquaplaning?

El aquaplaning ocurre más probablemente en ciertas condiciones específicas. Estas incluyen:

Lluvia intensa

Cuando llueve fuertemente, se acumula una mayor cantidad de agua en la ruta, lo que aumenta el riesgo de aquaplaning.

Velocidad excesiva

Si se conduce a una velocidad inadecuada para las condiciones climáticas, hay más probabilidades de que el vehículo pierda contacto con el suelo debido al aquaplaning.

Neumáticos desgastados

Un buen dibujo en los neumáticos ayuda a evacuar el agua debajo de ellos, reduciendo el riesgo de hidroplaneo. Neumáticos gastados disminuyen esta capacidad y aumentan las posibilidades de deslizamiento.

Acumulación de agua

El aquaplaning suele ocurrir en aquellas carreteras en las que hay un mal drenaje, charcos o acumulación de agua.

Presión de los neumáticos incorrecta

La presión de los neumáticos desempeña un papel crucial en la tracción y el agarre del vehículo. Presiones inadecuadas pueden aumentar las posibilidades de aquaplaning.

¿Cómo evitar el aquaplaning?

Afortunadamente, existen medidas que los conductores pueden tomar para reducir significativamente el riesgo de aquaplaning:

Mantener una velocidad moderada

Reducir la velocidad en condiciones de lluvia o agua en la carretera permite que los neumáticos tengan más tiempo para evacuar el agua y mantener un mejor agarre.

Contar con los neumáticos en buen estado

Es esencial revisar regularmente el estado de los neumáticos y asegurarse de que tengan un dibujo adecuado y una presión correcta.

Evitar los charcos

En la medida de lo posible, se debe tratar de no conducir sobre charcos de agua o zonas con acumulación de líquidos.

Mantener las distancias de seguridad

Es importante aumentar la distancia con respecto al vehículo que se tiene delante para tener más tiempo de reacción en caso de que se produzca el aquaplaning.

Evitar maniobras bruscas

Frenazos o giros repentinos pueden aumentar el riesgo de perder el control en condiciones de aquaplaning.

¿Qué hacer si hay agua en la ruta?

Si un conductor se encuentra con agua en la ruta y sospecha que hay riesgo de aquaplaning, debe seguir los siguientes consejos:

Mantener la calma

Es fundamental mantener la calma y no entrar en pánico. Una conducción tranquila permitirá tomar decisiones más seguras.

Reducir la velocidad gradualmente

Disminuir la velocidad de forma progresiva para evitar la pérdida de control del vehículo es uno de los pasos más importantes a tomar cuando hay agua en la ruta.

No frenar bruscamente

Los usuarios deben evitar frenar de manera abrupta, ya que esto podría provocar un deslizamiento incontrolado.

No despegar las manos del volante

Se debe sujetar firmemente el volante para mantener el control del vehículo y no sufrir las consecuencias del aquaplaning.

El aquaplaning es un riesgo real al conducir en condiciones de lluvia o carreteras mojadas. Sin embargo, con una conducción responsable y medidas preventivas, como reducir la velocidad y mantener los neumáticos en buen estado, podemos minimizar considerablemente las posibilidades de sufrir un deslizamiento peligroso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *